Autopistas generadoras de electricidad | Verdecito. Medio ambiente y Ecología.

Un grupo de ingenieros israelitas han desarrollado un sistema que permite generar electricidad directamente desde el asfalto de las autopistas. Aplicando dicha

Un grupo de ingenieros israelitas han desarrollado un sistema que permite generar electricidad directamente desde el asfalto de las autopistas. Aplicando dicha tecnología a un tipo de carretera específica, y con tan sólo el roce del vehículo durante 1Km en su asfalto, serían capaz de generar 400Kw de energía suficientes para alimentar a ocho coches pequeños eléctricos.

La tecnología aplicada consiste en la introducción de cristales piezoeléctricos en la misma carretera que, al paso del vehículo, se comprimen generando una pequeña descarga eléctrica.

Las primeras pruebas de esta autopista electrónica se llevarán a cabo el mes que viene cuando, los ingenieros conduzcan un coche sobre un asfalto realizado con material Tarmac y con los cristales piezoeléctricos incrustrados.

La agencia de transporte y medioambiente británica ya ha hecho una estimación aplicando esta tecnología a cualquier rincón de las autopistas británicas: 34.500 vehículos serían capaces de circular con la energía generada.

Via Motorauthority.com

No existen artículos relacionados

Etiquetas: electricidad, energías, Israel, piezoelectricidad

Alimentos más caros ¿Quién sufre las consecuencias?

El precio de alimentos básicos como trigo, maíz o arroz alcanzó su máximo histórico en Mayo del 2008, principalmente a consecuencia de la subida de los precios del petróleo, lo que incrementó los costes en la fabricación de fertilizantes y en la producción, distribución y transporte de los alimentos.

crisisalimentariaEl precio de alimentos básicos como trigo, maíz o arroz alcanzó su máximo histórico en Mayo del 2008, principalmente a consecuencia de la subida de los precios del petróleo, lo que incrementó los costes en la fabricación de fertilizantes y en la producción, distribución y transporte de los alimentos. Tras la bajada de los precios del petróleo varios meses después, los precios de los alimentos también bajaron, sin embargo se estabilizaron en un precio que doblaba que el nivel del año 2007. Expertos creen que estos altos precios se mantendrán hasta, por lo menos, el año 2015. Esto es debido a que, además de las fluctuaciones de los precios del petróleo, otros factores han contribuido a este aumento del precio de los alimentos básicos: episodios climáticos extremos (sequías o inundaciones) en aéreas de producción que disminuyeron el rendimiento de las cosechas, el rápido incremento de la superficie destinada a biocombustibles y la especulación en los mercados de alimentos.

En Europa y Estados Unidos las consecuencias de la denominada crisis alimentariase han traducido en un encarecimiento de la cesta de la compra y una mayor inflación. En los países en desarrollo el número de personas bajo el umbral de la pobreza ha aumentado en 110 millones, con 44 millones más de personas sufriendo los efectos de la desnutrición, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Del mismo modo como ocurre con el cambio climático, son las personas más pobres de los países en desarrollo los que más están sufriendo las consecuencias de la crisis alimentaria ya que tienen que destinar entre el 70% y 80% de sus ingresos a la alimentación. Expertos creen que si se volviera a producir un aumento de los precios del petróleo, estas familias tendrían que destinar hasta el 90% de sus ingresos totales a la compra de alimentos.

La demanda de alimentos continuará en aumento en las próximas décadas como consecuencia del crecimiento de la población, estimado en unos 2.7 billones más de individuos en el Planeta entre hoy hasta el 2050. Obviamente estas personas necesitaran viviendas, comida y otros recursos naturales que incrementarán la presión sobre los sistemas naturales para la producción de alimentos. La mayoría de estas personas emigrarán (o nacerán en) ciudades de países en desarrollo. Está comprobado que este éxodo del campo a la ciudad trae consigo cambios en los patrones de consumo de alimentos de la población. En las ciudades la gente tiene acceso a una dieta mucho más diversa que en el campo, aumentándose el consumo de productos lácteos y carne. Se da la circunstancia que, mientras en los países más pobres del mundo (principalmente en África) las poblaciones padecen hambrunas a consecuencias de las sequías, en las últimas décadas algunos países en desarrollo como Brasil, Vietnam, Turquía, China y La India la población han experimentado una mejora en la alimentación, adoptándose poco a poco los patrones de consumo y la diversidad de productos existentes en los países desarrollados. Estas nuevas demandas de productos obligan a cambiar el patrón productivo, contribuyendo a estimular la producción de cereales para la producción de piensos de ganado. Actualmente alrededor de la mitad de la producción de cereales mundial se destina para alimentar al ganado, no a las personas. Desde un punto de vista energético, es mucho más eficiente alimentar a la población con cereales que con carne, ya que se necesitan 3 kg de cereales y 16,000 litros de agua para producir 1 kg de carne. El impacto de los cambios de consumo en países en desarrollo, el crecimiento del consumo en los países industrializados y una población creciendo geométricamente, están empujando a la producción de cereales al límite. El problema es que estos cereales se están destinando a alimentar al ganado para satisfacer una demanda de mayor variedad de productos en determinados países del planeta, no para alimentar a las familias más pobres de los países en desarrollo.

La productividad agrícola se ha aumentado en los últimos años como consecuencia del uso masivo de fertilizantes y de aumentar la deforestación. Pero aunque la producción de alimentos ha aumentado, no lo ha hecho al mismo ritmo que el consumo, por lo que nos enfrentamos a una desestabilización de la oferta y la demanda. Es poco probable que incrementos similares de la producción agrícola puedan llevarse a cabo de nuevo, ya que ahora se conocen las consecuencias nefastas para el medio ambiente del uso masivo de fertilizantes y la deforestación.

Entre las soluciones a corto y medio plazo para atajar estos problemas, caben destacar la regulación de los precios de los alimentos en los mercados mundiales, evitando la especulación con productos básicos; reducir el área de cultivo destinada a biocombustibles (ya que está compitiendo con el área destinada a la producción de alimentos); una mayor inversión en tecnología, investigación y desarrollo para aumentar la eficiencia en la producción y disminuir el desperdicio de comida en la producción, transporte y consumo de alimentos.

Se puede encontrar más información al respecto en el documento La crisis ambiental alimentaria (The Environmental Food Crisis), publicado esta semana por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

No existen artículos relacionados

Etiquetas: cambio climático, Crisis alimentaria, pobreza, produccion de alimentos

Algo más que un mero adorno en casa

En ciertos materiales domésticos, como cortinas, moquetas, madera contrachapada o adhesivos está presente un tipo de gas tóxico llamado formaldehído o aldehído fórmico. Este compuesto deteriora la calidad del aire de los hogares, causando posibles alergias, asma o hasta dolores de cabezas.

macetas_gailf548En ciertos materiales domésticos, como cortinas, moquetas, madera contrachapada o adhesivos está presente un tipo de gas tóxico llamado formaldehído o aldehído fórmico. Este compuesto deteriora la calidad del aire de los hogares, causando posibles alergias, asma o hasta dolores de cabezas.

¿A quién acudir ante esta amenaza que pocos conocen? A las plantas, ellas serán nuestras aliadas. Un estudio del Instituto Nacional de Horticultura de Corea del Sur ha confirmado que tener macetas dentro de casa ayuda a mejorar el aire y a suprimir el formaldehído.

La investigación expuso dos plantas domésticas diferentes, un ficus benjamina (Ficus Benjamina) y una aralia o fatsia (Fatsia Japonica), al tóxico en cámaras de prueba. Primero se comprobó la capacidad de purificación de la planta completa, y después se hizo lo mismo con cada una de las partes de las mismas: hojas y tallo por un lado, y raíces por otro.

Los dos ejemplares eran capaces de absorber un 80% del formaldehído en 4 horas. En las cámaras sin sujeto de pruebas, el compuesto se reducía sólo a un ritmo del 7,3%, durante el día, y del 6,9%, durante la noche, en 5 horas.

No obstante, el análisis ha observado que las partes aéreas (tallo y hojas) reducen más el contaminante de día que de noche. Esto se debe a que los estomas, pequeños poros que tienen los vegetales en su superficie, sólo están abiertos de día.

En cuanto a las raíces, se aprecia cierta diferencia: las del ficus absorben prácticamente lo mismo que su zona aérea de noche, mientras que las de la aralia parecen asimilar algo más que su parte superior en horas de poca luz. La diferencia puede deberse a que la raíz de la fatsia ocupa más superficie, ya que necesita una maceta más grande.

Aunque el estudio se ha centrado sólo en estos dos ejemplares, los resultados son aplicables a casi todas las plantas domésticas. Por tanto, ya no es justo mirar a la maceta de casa como un mero objeto decorativo, sino como un elemento purificador del aire que mejora nuestra calidad de vida.

Via: Resumen publicado en la Sociedad Americana de Horticultura

Foto: Gailf548

No existen artículos relacionados

Etiquetas: calidad del aire, estomas, Formaldehido, macetas, plantas, plantas domésticas

Algas diatomeas amenazadas por el calentamiento global

Así es. Un reciente estudio de la universidad de Michigan ha demostrado la relación que existe entre el calentamiento global y la disminución del tamaño celular

alga300Así es. Un reciente estudio de la universidad de Michigan ha demostrado la relación que existe entre el calentamiento global y la disminución del tamaño celular y poblacional de estas algas primordiales para la fijación de dióxido de carbono, principal gas causante del efecto invernadero.

Las algas diatomeas son orgánismos microscópicos fotosintéticos y que, por tanto, fijan dióxido de carbono de la atmósfera para crear materia orgánica como parte del ciclo biológico del carbono. Estas algas forman parte de masas de agua en el llamado fitoplancton que constituye uno de los nutrientes básicos de muchos organismos acuáticos.

Elena Litchman y Christopher Klausmeier, investigadores de esta universidad, en colaboración con Kohei Yoshiyama de la universidad de Tokyo, han estudiado cómo la limitación de nutrientes limita el crecimiento de estos organismos. A menor cantidad de nutrientes: nitrógeno y fósforo, sobre todo, menor es la capacidad de desarrollo celular de estos organismos. La disponibilidad de los nutrientes depende de la mezcla que se produce en profundidad en las masas de agua. Mediante el desarrollo de un modelo matemático han llegado a la conclusión de que cuando la mezcla es débil, hay menos disponibilidad de nutrientes y por tanto el tamaño de las algas diatomeas es menor, todo ello con la consecuente disminución en la fijación del gas.

El principal papel que desempeñan estas algas es el de sacar dióxido de carbono de la atmósfera. Al morir las algas se hunden hasta el fondo de la masa de agua arrastrando el dioxido de carbono fijado con ellas. Para sacar estas conclusiones han analizado muestras de agua dulce y marina de todo el mundo: Estados Unidos, Europa y Asia, encontrando notables diferencias de tamaño dependiendo si son algas de agua dulce o salada. Las de agua de mar tienen un tamaño de media diez veces mayor que las continentales.

El mayor tamaño queda explicado según el estudio porque la disponibilidad de nutrientes es más intermitente en los océanos de forma que las algas tienden a acumular nutrientes para momentos de escasez siendo, de este modo, mayores en tamaño. Otro factor que influye es la profundidad a la que se produce la mezcla; a mayor profundidad mayor tamaño. Por otro lado, las algas de mayor tamaño tienen mayor probabilidad de hundirse.

Uno de los problemas que podría acarrear el calentamiento global es la alteración de la dinámica de las masas de agua oceánicas que tendrían la tendencia a quedarse estratificadas con una menor mezcla de las capas de agua (capas de agua más calientes en superficie). Se generaría una reacción en cadena, con déficit de los nutrientes necesarios, disminuyendo así, el crecimiento de las diatomeas y limitándose el sumidero natural de dióxido de carbono que constituyen estos microorganismos.

Queda de esta forma patente otra de las consecuencias que el calentamiento progresivo global podría producir, si no lo está haciendo ya, en los sistemas naturales acuáticos por lo ya comentado en el texto.

Via: Universidad Michigan

Foto: Higetiger

No existen artículos relacionados

Etiquetas: algas, algas diatomeas, calentamiento global, CO2, fitoplacton, gases de efecto invernadero

Agenda21. Un paso hacia el desarrollo sostenible

La Agenda 21 se configura como una herramienta para conseguir resultados factibles y medibles a nivel local en aras de la sostenibilidad. En este texto haremos un breve repaso al origen, y estructura general de la Agenda 21 como instrumento al servicio del Desarrollo Sostenible.

hoja_300La Agenda 21 se configura como una herramienta para conseguir resultados factibles y medibles a nivel local en aras de la sostenibilidad. En este texto haremos un breve repaso al origen, y estructura general de la Agenda 21 como instrumento al servicio del Desarrollo Sostenible.

Pero antes quizá habría que hacer una breve referencia a qué es y qué significa el Desarrollo Sostenible. En una sociedad en la que prima el consumo, consecuencia de una producción a gran escala, se necesitan tecnologías y procesos que consumen de forma masiva recursos naturales para dar lugar a productos manufacturados, generándose en su producción problemas de contaminación que se han convertido en globales.

Fue en los años 70 cuando se constatan una serie de problemas medioambientales a escala global como son el efecto invernadero y el agujero de la capa de ozono. Problemas que inspiran una conferencia mundial llamada Cumbre de Estocolmo en 1972 donde se empieza a perfilar lo que en un futuro se entenderá como Desarrollo Sostenible. Y es que en los principios de la Declaración de Estocolmo se exponía lo siguiente:

“A nuestro alrededor vemos multiplicarse las pruebas del daño causado por el hombre en muchas regiones de la Tierra: niveles peligrosos de contaminación, (…) destrucción de recursos insustituibles (…) Millones de personas siguen viviendo muy por debajo de los niveles mínimos necesarios (… ) Por ello, los países en desarrollo deben dirigir sus esfuerzos hacia el desarrollo, teniendo presente sus prioridades y la necesidad de salvaguardar y mejorar el medio”.

Con este panorama, se hace necesaria la integración de la componente ambiental y social dentro del crecimiento económico, convirtiendo este crecimiento en desarrollo para poder conseguir así sistemas más eficientes y desarrollar potencialidades. Se llega, de este modo, al concepto de Desarrollo sostenible, acuñado por Brundtland en su informe de 1987, y que la Cumbre de Río de 1992 adopta: ” es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras para satisfacer las suyas” (Comisión Mundial de Medio Ambiente. Informe Bruntdland 1987).

La Cumbre de Río aprobó un documento llamado Agenda 21 surgido del Plan de Acción de las Naciones Unidas para un Desarrollo Sostenible en el siglo XXI. Este documento implica abordar programas de actuación para la aplicación práctica a escala local basándose en la premisa: Piensa globalmente y actúa localmente. Dicho plan se basa en los siguientes principios:

  • Desarrollo social y económico
  • Gestión adecuada de los recursos para el desarrollo
  • Fortalecimiento de la participación ciudadana
  • Metodologías y modos de ejecución e implantación

Este plan se concreta a nivel local mediante de la firma de la Carta de Aalborg por parte de aquellos entes locales que se suscriban a dicho Plan de Acción.

Visto de forma concisa el contexto en que surge la Agenda 21, podemos perfilar de forma general cómo se ha de proceder en la realización de una Agenda 21. La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en su código de buenas prácticas ambientales hace un repaso en profundidad a las distintas fases que deben contemplarse, siendo básicas las siguientes:

  • Realización de un diagnóstico ecónomico, social y ambiental del municipio.
  • Definición de un sistema de indicadores que midan el grado de sostenibilidad.
  • Realización de un plan de acción en el que se contemplen actuaciones y proyectos medibles.

Cada una de esta fases tiene una doble dimensión: técnica y de participación ciudadana siendo ésta componente esencial en todas las fases.

Agendas 21 pioneras en España han sido la de Vitoria- Gastéiz y la de Gijón por ejemplo. En esta página web llamada Agenda 21 Local se puede consultar cúantos municipios y entes locales tienen Agenda 21 o están en ello. Una cosa está claro, no puede darse una Agenda 21 por terminada pues siempre habrá nuevas situaciones que habrán de medirse, desarrollando actuaciones que minimicen el impacto económico, social y/o ambiental que pueda ocasionarse. Es necesario un compromiso de todas las partes implicadas: administración, empresa privada y ciudadanía para la consecución de estos objetivos y para que la Agenda 21 se desarrolle adecuadamente. El que se consiga o no es otra cosa y no es objeto de este texto.

Foto: Gerard Arcos

No existen artículos relacionados

Etiquetas: agenda 21, capa de ozono, Carta de Aalborg, Conferencia de Estocolmo, Cumbre de Río, desarrollo sostenible, efecto inverndero, Informe Brundtland, sostenibilidad

25 millones de dólares para I+D en Biocombustibles

El departamento de Energía y Agricultura de Estados Unidos van a asignar 25 millones de euros para la investigación y desarrollo del biodiesel (incluida los combustibles de la industria aeronáutica), así como de bioenergías y productos de alimentación bio.

biodieselEl departamento de Energía y Agricultura de Estados Unidos va a asignar 25 millones de euros para la investigación y desarrollo del biodiesel (incluida los combustibles de la industria aeronáutica), así como de bioenergías y productos de alimentación bio.

El anuncio de la medida se ha hecho pública apenas unos días después de haberse realizado con éxito, durante el mes de enero, el primer vuelo de una aerolínea norteamericana (Continental Airlines) con biocombustibles. De este modo, la compañía se acerca aún más a la Commercial Aviation Fuels Initiative (CAAFI) que aspira a su certificación de utilizar 100% biocomustibles para el 2013.

CAAFI lo forma un grupo internacional compuesto por la industria aeronáutica, fabricantes de motores, aerolíneas, proveedores de combustibles, universidades, ONGs y agencias gubernamentales que tienen como objetivo incrementar la seguridad en el uso y empleo de combustibles alternativos en la industria de la aviación y el desarrollo sostenible .

Los objetivos de CAAFI son:

• Certificaciones

• Investigación y desarrollo

• Medio ambiente

• Economía, negocios y políticas de desarrollo.

Los participantes se reúnen anualmente para identificar los escollos y problemas encontrados en los desarrollos de combustibles alternativos y fijar los pasos a seguir en materia de investigación, desarrollo y ejecución. Hasta la fecha, la labor se ha concentrado en 1.) crear rutas de trabajo con peticiones recogidas de la industria aeronáutica y fijar las soluciones. 2.) difundir a la industria los avances y tests hasta la fecha en combustibles sintéticos y biocombustibles. 3.) apoyo al I+D en soluciones de combustibles bajos en carbono extraidos de aceites, algas y biomasa. 4.) comprensión del impacto de los ciclos de producción en el medio ambiente. 5.) planificar la certificación en el 2008 para el uso del 50% de combustibles sintéticos, para el 2010 conseguir el 100% y finalmente, para el 2013 conseguir el 100% de biocombustibles.

Las inversiones del ejecutivo varían desde 1 hasta 5 millones de dólares para projectos con una extensión de hasta 4 años. El secretario de agricultura Tom Vilsack afirma que dicha financiación permitirá el apoyo y desarrollo de biocombustibles, ampliar los recursos energéticos del país y mejorar la calidad de la eficacia de los combustibles renovables.

Foto: Rob Seattle

Via Flightglobal

No existen artículos relacionados

Etiquetas: avión, biocombustibles, biodiesel, bioenergías, CAAFI, Estados Unidos, industria aeronáutica, inversión

10 razones por las que la crisis es buena para el medio ambiente

Crisis, crisis y más crisis. El 2009 está siendo un año duro desde el punto de vista económico. Sin embargo, no todo son malas noticias, la crisis está claramente ralentizando el consumo

cerdo_300

Crisis, crisis y más crisis. El 2009 está siendo un año duro desde el punto de vista económico. Sin embargo, no todo son malas noticias, la crisis está claramente ralentizando el consumo y eso tiene efectos positivos sobre el medio ambiente. Estas son las 10 principales razones por las que la crisis es buena, o menos mala, para el medio ambiente:

1. La reducción del consumo lleva aparejada un menor uso de los recursos naturales ya que se necesitarán menos materias primas para fabricar menos productos que antes. Y esto conlleva una menor generación de residuos tanto en el proceso de producción como en nuestros hogares.

2. Los bancos ya no tienen la solvencia de años pasados para invertir en la construcción de nuevas viviendas por lo que se urbanizarán menos áreas, disminuyendo notablemente la presión urbanística sobre los ya maltrechos ecosistemas españoles, especialmente en zonas costeras y alrededores de las grandes ciudades.

3. Las familias disponen ahora de menos capital para gastar en actividades altamente contaminantes como los viajes internacionales, ya que ir de vacaciones a Benidorm en coche en vez de a México en avión genera muchísimas menos emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, un vuelo desde Europa a Florida produce el equivalente a las emisiones de C02 que un coche genera en un año. Un vuelo de ida y vuelta a Australia produce el equivalente a lo que consumen 3 coches medios en un año. Además, las emisiones de los aviones se realizan a una altitud donde el efecto dañino en las capas atmosféricas es mucho mayor que si se realizara a nivel del mar.

4. En tiempos de crisis sólo aquellas empresas que son rentables prevalecen; y éstas son las empresas más competitivas y solventes que suelen ser las que están más comprometidas con el medio ambiente. En línea con el ejemplo anterior, a finales del año pasado dos aerolíneas de bajo coste, la canadiense Zoom Airlines y la británica XL Airways tuvieron que cerrar ante la bajada de pasajeros. Empresas mucho más consolidadas como British Airways o Iberia se mantienen, y son estas empresas las que invierten más dinero en políticas medioambientales y promueven una actividad más sostenible con el medioambiente, ya que mejora su imagen pública.

5. Si la moneda de un país de se devalúa (como ha pasado recientemente en países industrializados como el Reino Unido e Islandia) la gente buscará productos locales que no estén sometidos a un aumento precio por el cambio de moneda, por ello las importaciones se reducirán y se consumirán más productos locales. También la gente dejará de viajar al extranjero (dónde los precios son más altos por el cambio de la moneda). El consumo local y las vacaciones en casa contribuirán a una reducción de las emisiones por transporte tanto de productos como de personas.

6. Es tiempos de crisis todos nos volvemos más austeros y ahorradores: no ponemos la calefacción a tope, apagamos las luces cuando no las usamos y utilizamos más el transporte público que el vehículo privado. Y nos replanteamos las actividades que realizamos en el tiempo de ocio; si no tenemos dinero que gastar es más probable que vayamos a dar un paseo al parque que al centro comercial, donde gastaríamos dinero en productos y servicios que a su vez utilizarían recursos y generarían residuos.

7. Un menor uso del coche significa menos emisiones a la atmósfera. La bajada en la venta de coches ya es un hecho tanto en Estados Unidos como en Europa, pero esto puede tener consecuencias tanto positivas como negativas ya que las grandes marcas de coches dispondrán de menos recursos para invertir en el desarrollo de modelos más eficientes y los consumidores seguiremos usando los modelos viejos y más contaminantes. Una razón con dos caras, pero lo que es seguro es que si hay crisis usamos menos el coche y emitimos menos gases de efecto invernadero a la atmósfera.

8. Si la natalidad ya estaba baja en tiempos de bonanza económica ahora que el desempleo y la inestabilidad económica crecen, las parejas se pensarán dos veces antes de traer al mundo una nueva boca que alimentar. Y esto es sin duda bueno para el medio ambiente ya que uno de los principales problemas ambientales a nivel global es la sobrepoblación del planeta. La tierra no tiene suficientes recursos para sostener los 6.7 billones de seres humanos que somos a día de hoy, especialmente si nos empeñamos en continuar con los mismos patrones de consumo que hemos tenido hasta ahora.

9. El encarecimiento de la cesta de la compra es un hecho que nos afecta a todos, y en tiempos de crisis el ahorro doméstico se hace muy importante. Comprar un kilo de patatas o lentejas será siempre más barato que comprar un kilo de carne de ternera o cerdo. Y la reducción del consumo de carne es bueno para el medio ambiente ya que es se necesita una superficie mucho menor de tierra y muchos menos recursos para alimentar a un vegetariano que a una persona que consume carne a diario.

10. Aunque el petróleo ha bajado de precio en los últimos meses, eso no significa que este barato o que nuevas subidas no se produzcan en los próximos meses. Y precios altos del petróleo sin duda benefician a nivel individual el uso del transporte público y a nivel estatal una apuesta por energías alternativas, siempre que estas sean renovables y no energía nuclear, claro.

Foto: Agus Prayudhi

No existen artículos relacionados

Etiquetas: consumo, crisis, emisiones, politica medioambiental