Un balancín que genera energía

Daniel Sheridan, alumno del máster “Diseño de productos de consumo” en la universidad británica de Coventry ha creado un balancín que genera energía cuando es utilizado. Así, los niños de los países en vías de desarrollo producen mientras juegan la energía que sus escuelas necesitan

Daniel Sheridan, alumno del máster “Diseño de productos de consumo” en la universidad británica de Coventry ha creado un balancín que genera energía cuando es utilizado. Así, los niños de los países en vías de desarrollo producen mientras juegan la energía que sus escuelas necesitan. Ellos son los artífices de que haya luz en sus clases y baterías cargadas para sus teléfonos móviles, radios, MP3 y portátiles de poca potencia.

eco-balancinTras pasar un verano como voluntario en Kenia y Tanzania, Sheridan decidió centrar su proyecto final en algún producto con el que pudiese ayudar a las comunidades africanas con las que había estado conviviendo.

Su investigación, titulada Energía a través del juego, exploraba cómo combinar la forma de vida de estos pueblos con las necesidades que tienen en su vida diaria, llegando a la conclusión de que la alegría y la energía de los niños africanos era uno de los factores más positivos con los que contaban, mientras que la falta de electricidad en escuelas de zonas rurales era una de las necesidades claves de la zona. De la combinación de estos elementos nació la idea del balancín generador de energía.

Después de ganar un premio en su Universidad pudo crear el primer prototipo del balancín e instalarlo en una escuela en Uganda. Este fue sólo el principio para poder iniciar su propio negocio en mayo de 2008 y comenzar a producir.

Los balancines de Play Made Energy están fabricados con materiales locales, lo que reduce sustancialmente los costes de logística y distribución y, con ello, el precio final y su huella de carbono. Además, de este modo se involucra a la comunidad local en el proceso de producción, lo que asegura su éxito a largo plazo.

Sheridan espera ahora que su invento pueda verse por todas partes en los países en vías de desarrollo y asegura que, en el futuro, sus investigaciones seguirán la misma línea.

Via: www.ecology.com

Foto:Play Made Energy

No existen artículos relacionados

Etiquetas: balancín, Coventry, Daniel Sheridan, energías, países en vías de desarrollo, sostenibilidad

Turberas: ecosistemas en peligro – Ecología medioambiente decoración y sostenibilidad

El uso de la turba como combustible doméstico y como material de construcción es conocido desde tiempos remotos. Sin embargo, su uso en el pasado era para satisfacer las demandas energéticas de pequeñas comunidades, lo que tenía un escaso impacto ambiental. En los últimos 40 años, debido a sus buenas propiedades para la mejora del suelo, se ha extendido su uso en jardinería y horticultura, originando la extracción y uso… Read More »

El uso de la turba como combustible doméstico y como material de construcción es conocido desde tiempos remotos. Sin embargo, su uso en el pasado era para satisfacer las demandas energéticas de pequeñas comunidades, lo que tenía un escaso impacto ambiental. En los últimos 40 años, debido a sus buenas propiedades para la mejora del suelo, se ha extendido su uso en jardinería y horticultura, originando la extracción y uso de turba a gran escala. Este uso ha tenido un efecto muy negativo en las turberas europeas, muchas veces reservas naturales de gran valor ecológico y con un paisaje muy peculiar.

Turberas en buen estado absorben y almacenan carbono, pero cuando se degradan el carbono se libera a la atmósfera en forma de dióxido de carbono. Las turberas en las montañas y en el norte de Europa acumulan una gran cantidad de carbono, siendo el equivalente a los bosques de latitudes tropicales, por lo que su destrucción contribuye de manera significativa al cambio climático.

turba tierra

Las turberas pueden también verse afectadas por la erosión, sobre todo en áreas de montaña con gran afluencia de público y con existencia de ganado. tierraErosión natural por nieve, exceso de lluvia y viento también ocurre, especialmente si la vegetación que las protege ha sido alterada por actividades humanas y ganaderas. Por ello, en la montaña es siempre recomendable ceñirse a los senderos habilitados para los caminantes e intentar dañar lo menos posible la vegetación que protege el suelo.

En lugares como Escocia e Irlanda, donde están las mayores reservas de turba de Europa, su uso masivo está destruyendo valiosos hábitats en zonas pantanosas y ciénagas. Estas turberas albergan las mayores reservas de avifauna del norte de Europa. Por ello, organizaciones de conservación de aves como la prestigiosa RSPB recomiendan el uso de abonos que no contengan turba, o incluso mejor, utilizar compost procedente de nuestros residuos orgánicos para abonar parques, jardines y pequeños huertos.

Turberas: ecosistemas en peligro | Verdecito. Medio ambiente y Ecología.

El uso de la turba como combustible doméstico y como material de construcción es conocido desde tiempos remotos.

paisajeEl uso de la turba como combustible doméstico y como material de construcción es conocido desde tiempos remotos. Sin embargo, su uso en el pasado era para satisfacer las demandas energéticas de pequeñas comunidades, lo que tenía un escaso impacto ambiental. En los últimos 40 años, debido a sus buenas propiedades para la mejora del suelo, se ha extendido su uso en jardinería y horticultura, originando la extracción y uso de turba a gran escala. Este uso ha tenido un efecto muy negativo en las turberas europeas, muchas veces reservas naturales de gran valor ecológico y con un paisaje muy peculiar.

Turberas en buen estado absorben y almacenan carbono, pero cuando se degradan el carbono se libera a la atmósfera en forma de dióxido de carbono. Las turberas en las montañas y en el norte de Europa acumulan una gran cantidad de carbono, siendo el equivalente a los bosques de latitudes tropicales, por lo que su destrucción contribuye de manera significativa al cambio climático.

Las turberas pueden también verse afectadas por la erosión, sobre todo en áreas de montaña con gran afluencia de público y con existencia de ganado. tierraErosión natural por nieve, exceso de lluvia y viento también ocurre, especialmente si la vegetación que las protege ha sido alterada por actividades humanas y ganaderas. Por ello, en la montaña es siempre recomendable ceñirse a los senderos habilitados para los caminantes e intentar dañar lo menos posible la vegetación que protege el suelo.

En lugares como Escocia e Irlanda, donde están las mayores reservas de turba de Europa, su uso masivo está destruyendo valiosos hábitats en zonas pantanosas y ciénagas. Estas turberas albergan las mayores reservas de avifauna del norte de Europa. Por ello, organizaciones de conservación de aves como la prestigiosa RSPB recomiendan el uso de abonos que no contengan turba, o incluso mejor, utilizar compost procedente de nuestros residuos orgánicos para abonar parques, jardines y pequeños huertos.

No existen artículos relacionados

Etiquetas: cambio climático, cienagas, compost, emisiones de carbono, turba, turberas, zonas pantanosas

TTXGP, el primer Gran Premio de Motociclismo sin emisiones

Hablar del Tourist Trophy o del Manx TT es hablar de historia del motociclismo con mayúsculas, una carrera que se disputa por las sinuosas carreteras de la Isla de Man desde hace más de 100 años y que es una leyenda entre los aficionados a las motos.

ecomotoHablar del Tourist Trophy o del Manx TT es hablar de historia del motociclismo con mayúsculas, una carrera que se disputa por las sinuosas carreteras de la Isla de Man desde hace más de 100 años y que es una leyenda entre los aficionados a las motos.

Esta semana se están celebrando diferentes pruebas y carreras de este evento, pero hay una que destaca sobre el resto y que también está destinada a hacer historia: TTXGP, el primer Gran Premio de motociclismo libre de emisiones.

El impulsor de la idea es Azhar Hussain, quien aspira a ayudar con su iniciativa al desarrollo de las tecnologías limpias, al estimular la competición entre jóvenes ingenieros y empresas de tecnología. Tradicionalmente ha sido desde el mundo de las carreras de donde han llegado los grandes avances a la industria del motor, por lo tanto, el TTXGP está destinado a marcar un antes y un después en las motos movidas por energías alternativas.

Los comienzos están siendo modestos, con 23 motos y sus respectivos pilotos, representados por 17 equipos, procedentes de EE.UU, Reino Unido, Alemania, Austria, Italia e India, entre los que podemos encontrar desde proyectos profesionales con motos que están destinadas a la venta, Mission One o Brammo, a los de varias universidades británicas, Kingston University o Brunel University.

La carrera tendrá lugar en lo que se conoce como el Mountain Course, un circuito que recorre carreteras abiertas al público durante el año y que cubre una distancia de 60 km. Los pilotos del TTXGP solo darán una vuelta para dilucidar al ganador de su primera edición el próximo viernes 12 de junio.

El pasado martes 9 de junio tuvieron lugar los primeros entrenamientos, donde Rob Barber, del Team Agni, fue el claro dominador, marcando el mejor tiempo en 26 minutos y 41 segundos a una velocidad media de 135 km/h. El siguiente fue Dan Kneen, del ManTTX, a gran distancia, registrando un crono de 32 minutos y 1 segundo.

Para 2010 los organizadores prometen ampliar el espectáculo, con más categorías para motos y ampliando la distancia de la competición a 2 vueltas, pero lo más significativo será que las cuatro ruedas también tendrán su sitio en la Isla de Man, con una categoría para monoplazas y otra para turismos.

Fuente: TTXGP

No existen artículos relacionados

Etiquetas: Azhar Hussain, emisiones, Isla de Man, motociclismo, TTXGP

Sí, hace frío. No, no significa que el calentamiento de la tierra haya desaparecido.

En Europa ya son 12 personas las que han fallecido durante esta reciente ola de frío que ha agitado al continente. Nieve, frío y viento. ¿Significa esto

sierra_nevadaEn Europa ya son 12 personas las que han fallecido durante esta reciente ola de frío que ha agitado al continente.

Nieve, frío y viento. ¿Significa esto que el calentamiento de la tierra ha terminado?

Para nada. Del mismo modo que una sequía, inundación u ola de calor sean producto del calentamiento global, los fríos invernales que estamos viviendo no indican otra cosa que simplemente un cambio en la temperatura.

Ningún indicador de temperatura máxima (sea alta o baja) nos proporciona información para comprender el clima. Lo importante y lo que cuenta es el largo plazo y, en este caso, es claro: el planeta se está calentando y a gran velocidad.

La Oficina de Meteorología Británica predice que el 2009 será uno de los cinco años registrados más calurosos. El 2008 ya figura como uno de los más calurosos para el planeta desde 1998.

Foto por Christopher Chan

No existen artículos relacionados

Etiquetas: 2009, cambio climático, medioambiente

Soluciones para el calentamiento global. Nuestro grano de arena.

Continuamos nuestro primer artículo acerca de las diferentes posibilidades que tenemos para contribuir en frenar el calentamiento global con una serie de pequeños consejos que se pueden aplicar en nuestras tareas cotidianas.

neumaticos_300Continuamos nuestro primer artículo acerca de las diferentes posibilidades que tenemos para contribuir en frenar el calentamiento global con una serie de pequeños consejos que se pueden aplicar en nuestras tareas cotidianas.

Comprueba la presión de las ruedas.

Sí. Una de las maneras más sencillas de contribuir a paliar los efectos del calentamiento global es comprobando la presión de las ruedas de tu coche. Un estudio de la asociación americana de automóviles (AAA) confirma que el 80% de los coches actualmente circulando no disponen de la presión correcta y están desinfladas. Cuando los neumáticos no están con la presión adecuada el consumo de energía incrementa considerablemente al rodar por el asfalto.

Llevando las ruedas infladas correctamente no solamente contribuirás con el medio ambiente sino que también conducirás más seguro, te durarán los neumáticos más y, por supuesto, ahorrarás dinero en combustible. Las consecuencias de llevarlas por debajo de la presión recomendada son un desgaste de la llanta por encima de lo necesario y un calentamiento superior en altas velocidades, con el consiguiente riesgo de reventón. Por el contrario, el llevarlas con demasiada presión, consume el exterior por la parte central y produce una conducción brusca.

Los neumáticos pierden, generalmente, un 2% de la presión del aire al mes con una conducción normal y ante los cambios climáticos propios de cada estación. Las llantas ganan o pierden un 2% de presión con cada cambio de 5ºC grados en la temperatura exterior.

¿Qué podemos hacer? Comprueba la presión de los neumáticos (la de repuesto también) estando en frío y sin haber rodado con ellas. Ajusta la temperatura de los neumáticos de acuerdo a las especificaciones del fabricante y ya estarás contribuyendo con tu grano de arena contra el calentamiento global. Con este pequeño ejercicio podríamos estar incrementando hasta en un 3.3% la duración del tanque de gasolina y contribuir a ahorrar en la producción de miles de barriles de petróleo diarios y reducir las emisiones de gases de invernadero.

Foto: Eric Castro

No existen artículos relacionados

Etiquetas: calentamiento global, cambio climático, neumáticos, presión, soluciones

Soluciones para el calentamiento global. Los cargadores de electrodomésticos

¿Sabías que el 95% de la energía utilizada por los cargadores de móviles es malgastada? Solamente el 5% de la energía es la que verdaderamente se utiliza para recargar el móvil, mientras que el resto se sigue utilizando en llevar la electricidad desde el enchufe de la pared hasta el teléfono cuando ya está completamente cargado (incluso en modo standby). Increíble ¿no? El equivalente anual en emisiones de dióxido de… Read More »

¿Sabías que el 95% de la energía utilizada por los cargadores de móviles es malgastada? Solamente el 5% de la energía es la que verdaderamente se utiliza para recargar el móvil, mientras que el resto se sigue utilizando en llevar la electricidad desde el enchufe de la pared hasta el teléfono cuando ya está completamente cargado (incluso en modo standby). Increíble ¿no?

El equivalente anual en emisiones de dióxido de carbono en territorio estadounidense correspondería a 100.000 toneladas y, solamente en Gran Bretaña, alcanzaría 50.000 toneladas; cifras que podríamos evitar sencillamente quitando los cargadores de la red eléctrica una vez que tenemos el móvil cargado. ¡Imagina el impacto beneficioso que tendría en el medio ambiente si todos nosotros hiciéramos este simple gesto!

Podemos ver lo anterior más claramente con un ejemplo: ¿habéis notado el calor que desprende el cargador cuando está conectado a la red eléctrica pero no al móvil? Esto ocurre porque está derrochando electricidad. Adicionalmente a la contribución con el incremento innecesario de gases de invernadero en la atmósfera, hay que incluir la polución generada por la quema de combustibles fósiles y el gasto económico y energético que conlleva.

Se estima que el consumo de energía llega a ser un watio de potencia por teléfono y, existiendo aproximadamente 460 millones de teléfonos móviles en la Unión Europea, supondría un ahorro de 460 megawatios por día con tan sólo quitar el cargador de la red una vez que el móvil está cargado. Para hacernos una idea, el ahorro estimado equivaldría a dar energía a más de 200.000 casas.

Por supuesto, el anterior ejemplo del móvil se puede trasladar a cualquier electrodoméstico que utilice cargadores: lectores MP3, cámaras digitales, ordenadores portátiles, consolas, etc… Multitud de dispositivos hoy en día disponen del “modo en espera” o “standby” cuando supuestamente están apagados (aquí el ejemplo más claro son los aparatos de televisión) pero consumen energía para reactivarse cuando el usuario lo necesite apretando el botón del mando a distancia. En Estados Unidos, la Comisión nacional de Energía, estima que un 75% de los electrodomésticos utilizados en los hogares están consumiendo energía incluso cuando están apagados.

Consejo: para hacer la tarea de apagar los electrodomésticos más cómoda cuando nos vamos a dormir, podemos poner en un mismo ladrón de electricidad aquellos aparatos que no necesariamente tienen que estar encendidos (TV, equipo HiFi, Homecinema, etc…).

Soluciones para el calentamiento global. Los cargadores de electrodomésticos.

¿Sabías que el 95% de la energía utilizada por los cargadores de móviles es malgastada? Solamente el 5% de la energía es la que verdaderamente se utiliza para recargar el móvil,

ladron-enchufes300¿Sabías que el 95% de la energía utilizada por los cargadores de móviles es malgastada? Solamente el 5% de la energía es la que verdaderamente se utiliza para recargar el móvil, mientras que el resto se sigue utilizando en llevar la electricidad desde el enchufe de la pared hasta el teléfono cuando ya está completamente cargado (incluso en modo standby). Increíble ¿no?

El equivalente anual en emisiones de dióxido de carbono en territorio estadounidense correspondería a 100.000 toneladas y, solamente en Gran Bretaña, alcanzaría 50.000 toneladas; cifras que podríamos evitar sencillamente quitando los cargadores de la red eléctrica una vez que tenemos el móvil cargado. ¡Imagina el impacto beneficioso que tendría en el medio ambiente si todos nosotros hiciéramos este simple gesto!

Podemos ver lo anterior más claramente con un ejemplo: ¿habéis notado el calor que desprende el cargador cuando está conectado a la red eléctrica pero no al móvil? Esto ocurre porque está derrochando electricidad. Adicionalmente a la contribución con el incremento innecesario de gases de invernadero en la atmósfera, hay que incluir la polución generada por la quema de combustibles fósiles y el gasto económico y energético que conlleva.

Se estima que el consumo de energía llega a ser un watio de potencia por teléfono y, existiendo aproximadamente 460 millones de teléfonos móviles en la Unión Europea, supondría un ahorro de 460 megawatios por día con tan sólo quitar el cargador de la red una vez que el móvil está cargado. Para hacernos una idea, el ahorro estimado equivaldría a dar energía a más de 200.000 casas.

Por supuesto, el anterior ejemplo del móvil se puede trasladar a cualquier electrodoméstico que utilice cargadores: lectores MP3, cámaras digitales, ordenadores portátiles, consolas, etc… Multitud de dispositivos hoy en día disponen del “modo en espera” o “standby” cuando supuestamente están apagados (aquí el ejemplo más claro son los aparatos de televisión) pero consumen energía para reactivarse cuando el usuario lo necesite apretando el botón del mando a distancia. En Estados Unidos, la Comisión nacional de Energía, estima que un 75% de los electrodomésticos utilizados en los hogares están consumiendo energía incluso cuando están apagados.

Consejo: para hacer la tarea de apagar los electrodomésticos más cómoda cuando nos vamos a dormir, podemos poner en un mismo ladrón de electricidad aquellos aparatos que no necesariamente tienen que estar encendidos (TV, equipo HiFi, Homecinema, etc…).

No existen artículos relacionados

Etiquetas: calentamiento global, cargadores, CO2, dióxido de carbono, electrodomésticos, emisiones de carbono, Estados Unidos, HiFi, móviles, MP3, soluciones

Soluciones para el calentamiento global. Las bombillas CFL

Las lámparas compactas fluorescentes (CFL) es otro modo de contribuir a evitar un mayor calentamiento global. Este tipo de lámpara se puede usar con casquillos estándar con rosca de Edison (E27) o pequeña (E14) y, en comparación con las lámparas incandescentes (o bombillas de filamento), las CFL disponen de una vida mayor y utilizan menos energía paraproducir la misma cantidad de luz.

cfl_300Las lámparas compactas fluorescentes (CFL) es otro modo de contribuir a evitar un mayor calentamiento global. Este tipo de lámpara se puede usar con casquillos estándar con rosca de Edison (E27) o pequeña (E14) y, en comparación con las lámparas incandescentes (o bombillas de filamento), las CFL disponen de una vida mayor y utilizan menos energía para producir la misma cantidad de luz. En las primeras 500 horas de uso, la factura eléctrica disminuye.

Con nuestro simple gesto de cambiar las luces de la casa a este tipo de bombillas, ya estaremos contribuyendo a la disminución de los gases de efecto invernadero al contacto con la atmósfera. Las CFL duran 10 veces más que las incandescentes, produciendo un 75% menos de calor y usando dos tercios menos de energía. Por ejemplo, una bombilla CFL de 13 watios durará más y uilizará menos energía que una incandescente de 60 watios, ahorrándote alrededor de 25€ en costes de electricidad durante la vida de la bombilla.

La luz de las casas vienen a ser un 20% de la factura media total de electricidad de las casas por lo que utilizando este tipo de bombilla, contribuiremos con el medio ambiente y nuestro bolsillo.

¿Dónde las podemos utilizar? Las CFL las podemos encontrar en diversas formas y tamaños, siendo de uso extendido en lámparas de pie, cocina, salones, etc.. El uso de bombillas reflectoras en lugar de las que tienen forma en espiral distribuyen mejor la luz en los distintos ambientes del hogar.

Las lámparas compactas fluorescentes disponen de 5 miligramos de mercurio sellado dentro de su estructura -aproximadamente la punta de un bolígrafo normal- por lo que se deben de tratar con cuidado en su uso (las CFL utilizan menos mercurio que las incandescentes). Muchos de los actuales fabricantes de estas bombillas CFL están
considerando en reducir completamente el uso de mercurio, en favor de otros avances en la tecnología.

¿Las podemos reciclar? Sí, ambos tipos. Existía hace unos años un programa de IKEA de reciclaje de bombillas incandescentes ¿Alguien sabe si todavía está en marcha esta inciativa? En cualquier caso, la asociación Ambilamp nos proporciona unos puntos limpios donde podemos reciclarlas e información al respecto.

Foto: Fangleman

No existen artículos relacionados

Etiquetas: bombillas, calentamiento global, CFL, electricidad, energía, lámparas compactas fluorescentes, lámparas incandescentes, reciclaje, soluciones

Soluciones para el calentamiento global. Compra productos locales.

La compra de alimentos cultivados o criados localmente es otra manera de contribuir a la minimización del calentamiento global. La compra de productos locales es más sencillo de lo que nos podemos imaginar y, en muchas ocasiones, nos resultará más barato.

mercadolocalLa compra de alimentos cultivados o criados localmente es otra manera de contribuir a la minimización del calentamiento global. La compra de productos locales es más sencillo de lo que nos podemos imaginar y, en muchas ocasiones, nos resultará más barato. Es posible que nos resulte complicado al principio dar con los correctos establecimientos y alimentos, pero el efecto positivo que tiene este gesto con el medio ambiente es muy grande.

Uno de los principales argumentos para defender la compra de productos locales son los costes de transporte en términos de emisión de gases con efecto invernadero y consumo de energía en el transporte. Si nos paramos a pensar por un momento, el ahorro que se generaría en el combustible utilizado en el transporte de los alimentos que nos vienen desde el otro lado del planeta, nos podemos imaginar sin gran esfuerzo el beneficio que existe detrás.

Existe un término anglosajón que define lo anterior: “food-miles“. El término, acuñado por el profesor británico Tim Lang de política alimentaria en la City University de Londres, recoge la importancia que tiene en destacar las consecuencias ecológicas, sociales y económicas que no se encuentran visibles al consumidor y criticando, no solamente la distancia recorrida de los alimentos por el globo terraqueo sino también denuncia el método de transporte. Las distancias que recorren los alimentos han incrementado considerablemente en los últimos 10 años y tienen un papel muy importante en los cambios climáticos que genera, además de otro tipo de consecuencias como la congestión de tráfico, polución, accidentes, etc…

Cuando compramos localmente, ¿qué conseguimos a cambio?:

  • Comida fresca y con mayores vitaminas. Generalmente, los alimentos cultivados localmente son cosechados en el mismo día o 24 horas antes de que lleguen a los medios de distribución o supermercados, con lo que nos beneficiamos de un aporte energético mayor y un sabor más fresco. Por otro lado, los valores nutricionales de cualquier producto mengüan a medida que pasa el tiempo (en algunos casos muy fuertemente) y la gestión del alimento posteriormente durante su embalaje, reduce también su nivel de antioxidantes.
  • Contribuimos a la economía regional. Comprando productos locales mantenemos el flujo de dinero internamente contribuyendo así, no solamente en una economía local más fuerte sino también contribuimos en una mejora en la calidad de vida local.
  • Apoyo a comunidades autosuficentes. Apoyando las iniciativas de comunidades autosuficientes contribuimos en el equilibrio socio-económico de la región. Una comunidad autosuficiente que produce sus propios alimentos, influye positivamente en el modo de cultivo y son más reticentes en conseguir los mismos productos de productores externos. Esto contribuye, en el caso de existir desastres naturales, cortes en las vías de transporte, etc… a minimizar la dependencia de productores externos.
  • Cuidamos del espíritu rural de la tierra. Apoyando a los granjeros y ganaderos locales conseguimos defender también la biodiversidad y actividad rural de la región.
  • Evitamos la contaminación posterior a la cosecha. Los productos vendidos en mercados locales sin la necesidad de hacer uso de costosos almacenamiento y transporte, utilizan generalmente menos (o nada) de fungicidas.

Foto: Naturewise

No existen artículos relacionados

Etiquetas: calentamiento global, cambio climático, CFCs, CO2, cosechas, granjas, soluciones